Tema_13

Tema_13

CSTAD
Centro
 Superior
 de Teología
 de
 las Asambleas
 de
 Dios

INTRODUCCIÓN
 BÍBLICA Estudio
 de
 Bibliología
 e
 Historia
 del
 Canon
 Bíblico

PARTE
 I
BIBLIOLOGIA

2

“…Quiero
  saber
  una
  cosa,-­‐el
  camino
  al
  cielo
  y
  cómo
  llegar
  con seguridad
 a
 esa
 playa
 bendita.
 Dios
 mismo
 se
 ha
 dignado
 enseñar
 el camino.
 Con
 ese
 mismo
 fin
 El
 vino
 del
 cielo.
 El
 ha
 escrito
 el
 camino
 al cielo
 en
 un
 libro.
 ¡Oh!
 ¡Dadme
 ese
 libro!
 Cueste
 lo
 que
 cueste
 ¡dadme el
 libro
 de
 Dios!
 Lo
 tengo:
 aquí
 hay
 conocimiento
 suficiente
 para
 mí. Que
 sea
 yo
 homo
 unius
 libri
 (hombre
 de
 un
 solo
 libro)”
(Juan
 Wesley.
 SERMONES,
 prefacio)

3

INTRODUCCIÓN

De
 cierto
 os
 digo…el
 cielo
 y
 la
 tierra
 pasarán,
 
 pero
 mis
 palabras
 no
 pasarán.
Mat
 24:35

A. ETIMOLOGIA
 DEL
 TÉRMINO
 “BIBLIOLOGIA”
La
 rama
 teológica
 denominada
 “bibliología”
 se
 forma
 de
 dos
 voces
 Griegas:
 Biblos
 y Logos
 para
 referirnos
 al
 
 tratado
 o
 estudio
 acerca
 de
 la
 Biblia.
B. ÁMBITO
 
 DE
 LA
 BIBLIOLOGIA
La
 bibliología
 abarca
 el
 estudio
 de
 la
 Palabra
 de
 Dios,
 especialmente
 en
 lo
 relacionado con
 su
 origen
 divino
 y
 propósito.
 Nuestro
 estudio
 pretende
 ahondar
 en
 los
 conceptos de
 inspiración,
 revelación,
 autoridad
 e
 inerrancia
 con
 el
 fin
 de
 que
 el
 estudiante
 tenga recursos
 suficientes
 para
 probar
 o
 refutar
 argumentos
 que
 se
 levantan
 en
 contra
 de estos
 principios
 y
 que
 arrojan
 dudas
 sobre
 su
 divinidad.
 Ya
 desde
 el
 comienzo
 mismo de
 la
 creación,
 el
 enemigo
 de
 nuestras
 almas
 trató
 de
 crear
 dudar
 sobre
 el
 hecho
 de que
 Dios
 había
 hablado,
 citando
 la
 Palabra
 de
 Dios
 de
 forma
 sarcástica
 y
 mentirosa. Como
 bien
 dice
 Matthew
 Henry,
 “el
 arte
 de
 Satanás
 consiste
 en
 hablar
 de
 la
 ley
 divina como
 dudosa
 o
 irracional
 y,
 así,
 atrae
 la
 gente
 al
 pecado;
 nuestra
 sabiduría
 consiste
 en mantener
 firme
 nuestra
 creencia
 en
 el
 mandamiento
 de
 Dios
 y
 un
 elevado
 respeto
 por Él”.
 
 El
 intento
 de
 Satanás
 es
 hacernos
 dudar
 para
 después
 llevarnos
 a
 negar.
 Nuestra intención
  con
  este
  estudio
  es
  buscar
  y
  encontrar
  argumentos
  sólidos
  sobre
  la veracidad
 de
 la
 Palabra
 para
 después
 enseñarla
 y
 predicarla
 con
 la
 autoridad
 de
 Dios.

4

CAPITULO
 1.
 LA
 BIBLIA

La
 suma
 de
 tu
 palabra
 es
 verdad
Salmo
 119:160
A. ORIGEN
 DEL
 TÉRMINO
 “BIBLIA”
Biblia
  es
  una
  palabra
  de
  origen
  griego
  (el
  plural
  de
  biblion,
  «papiro
  para
  escribir»
  y también
 «libro»),
 y
 significa
 literalmente
 «los
 Libros».
 Del
 griego,
 ese
 término
 pasó
 al latín,
 y
 a
 través
 de
 él
 a
 las
 lenguas
 occidentales,
 no
 ya
 como
 nombre
 plural,
 sino
 como singular
 femenino:
 LA
 BIBLIA,
 es
 decir,
 el
 Libro
 por
 excelencia.
 Sus
 raíces
 se
 remontan al
 Antiguo
 Testamento.
en
 el
 año
 primero
 de
 su
 reinado,
 yo
 Daniel
 miré
 atentamente
 en
 los
 libros(ta
 biblia)
 el
número
 de
 los
 años
 de
 que
 habló
 Jehová
 al
 profeta
 Jeremías,
(Daniel
 9:2)
En
  Daniel
  9:2
  (LXX)
  ta
  biblia
  señala
  a
  los
  escritos
  proféticos.
  En
  el
  prólogo
  del
  libro apócrifo
 llamado
 Eclesiástico
 se
 refiere
 generalmente
 a
 las
 escrituras
 del
 AT.
 Este
 uso pasó
  a
  la
  iglesia
  cristiana
  (2
  Clemente
  14:2),
  y
  a
  finales
  del
  siglo
  V
  se
  amplió
  hasta incluir
  al
  cuerpo
  entero
  de
  los
  libros
  canónicos
  que
  ahora
  conocemos.
  Con
  este término,
  por
  tanto,
  se
  designa
  ahora
  a
  la
  colección
  de
  escritos
  reconocidos
  como sagrados
 por
 la
 iglesia
 cristiana.
 Otras
 formas
 para
 referirnos
 a
 la
 Biblia
 son:
• La
  Palabra
  de
  Dios.
  La
  frase
  “Palabra
  de
  Dios”
 
  aparece
  en
  el
  Antiguo Testamento
 394
 veces
 
 y
 se
 refiere
 a
 la
 comunicación
 de
 Dios
 con
 el
 hombre. Por
  ser
  la
  palabra
  el
  vehículo
  con
  que
  se
  expresan
  los
  pensamientos,
  es
  el medio
 más
 común
 con
 el
 que
 Dios
 revela
 y
 realiza
 sus
 propósitos.
 De
 ahí
 que frases
  como
  «la
  Palabra
  de
  Jehová
  vino
  a
  mí»
  (Jer
  1.11),
  «vino
  la
  Palabra
  de Jehová
 a
 …
 Ezequiel»
 (1.3),
 «Palabra
 de
 Jehová
 que
 vino
 a
 Oseas»
 (1.1),
 etc., sean
 características
 de
 los
 libros
 proféticos.
• Las
  escrituras.
  En
  el
  Nuevo
  Testamento
  este
  término
  (en
  griego
  grafe,
  de donde
  viene
  la
  palabra
  “grafía”;
  o
  gramma
  de
  donde
  viene
  por
  ejemplo “gramática”)
  designa
  los
  libros
  sagrados
  del
  judaísmo,
  es
  decir,
  el
  Antiguo Testamento
 Escudriñad
 las
 Escrituras;
 porque
 a
 vosotros
 os
 parece
 que
 en
 ellas tenéis
 la
 vida
 eterna;
 y
 ellas
 son
 las
 que
 dan
 testimonio
 de
 mí;
 (Juan
 5:39).

5
B. DIVISIONES
 DE
 LA
 BIBLIA
La
 Biblia
 está
 dividida
 en
 dos
 partes
 de
 extensión
 bastante
 desigual,
 llamadas
 Antiguo y
  Nuevo
  Testamento
  (Escrituras
  Hebreas
  y
  Escrituras
  Griegas).
  A
  primera
  vista,
  la palabra
  «testamento»
  se
  presta
  a
  un
  equívoco,
  porque
  no
  se
  ve
  muy
  bien
  en
  qué sentido
 puede
 aplicarse
 a
 la
 Biblia.
 Sin
 embargo,
 la
 dificultad
 se
 aclara
 si
 se
 tiene
 en cuenta
 la
 vinculación
 de
 la
 palabra
 latina
 testamentum
 con
 el
 hebreo
 berit,
 «pacto»
 o «alianza».
Berit
 es
 uno
 de
 los
 términos
 fundamentales
 de
 la
 teología
 bíblica.
 Con
 él
 se
 designa el
  lazo
  de
  unión
  que
  (YHWH)
  Dios
  estableció
  con
  su
  pueblo
  en
  el
  monte
  Sinaí.
  El término
  hebreo
  berit
  se
  tradujo
  al
  griego
  con
  la
  palabra
  diatheke,
  que
  significa «disposición»,
 «arreglo»,
 y
 de
 ahí
 «última
 disposición»
 o
 «última
 voluntad»,
 es
 decir, «testamento».
 De
 este
 modo,
 la
 Septuaginta
 (LXX),
 quiso
 poner
 de
 relieve
 que
 el
 pacto o
 alianza
 era
 un
 don
 y
 una
 gracia
 de
 Dios,
 y
 no
 el
 fruto
 o
 el
 resultado
 de
 una
 decisión humana.
CLASIFICACIÓN
Nuestras
 Biblias
 actuales
 podemos
 clasificarlas
 de
 la
 siguiente
 forma:

LIBROS
 A.T.:
LIBROS
 N.T.:
• • •
• • •
Históricos:
 desde
 Génesis
 a
 Ester Poéticos:
 desde
 Job
 hasta
 Cantares
 de
 Salomón Proféticos:
 desde
 Isaías
 hasta
 Malaquías
Históricos:
 desde
 Mateo
 hasta
 Hechos epistolarios:
 desde
 Romanos
 hasta
 Judas profético:
 el
 Apocalipsis.
En
 el
 judaísmo,
 a
 las
 Escrituras
 se
 las
 designa
 con
 la
 palabra
 TANAK,
 que
 en
 realidad
 es una
 sigla
 formada
 con
 las
 iniciales
 de
 Torah,
 Nebihim
 y
 Ketubim.

6

La
 ley
 (TORAH)

Génesis,
 Éxodo,
 Levítico,
 Números,
 Deuteronomio
Los
 profetas
 
 (NEBIHIM)
Los
 profetas
 anteriores:
 Josué,
 Jueces,
 Samuel,
 y
 Reyes
Los
 últimos
 profetas:
 Isaías,
 Jeremías,
 Ezequiel,
 y
 “Los
 Doce”
 (menores profetas)
Las
 Escrituras
 (KETUBIM
 O
 HAGIORAFÍA)
Libros
 poéticos:
 Salmos,
 Proverbios,
 y
 Job
Los
 cinco
 rollos
 (Megilloth):
 
 Cantar
 de
 los
 Cantares,
 Rut, Lamentaciones,
 Eclesiastés
 y
 Ester
Los
 libros
 históricos:
 Daniel,
 Esdras,
 Nehemías,
 Crónicas
Nuestras
  Biblias
  actuales
  están
  fragmentadas
  en
  capítulos
  y
  versículos.
  Las
  primeras divisiones
 (154)
 se
 le
 hicieron
 al
 Pentateuco
 (586
 a.
 C.).
 Cincuenta
 años
 más
 tarde
 se
 la seccionó
  en
  54
  para
  facilitar
  la
  lectura.
  Los
  griegos
  hicieron
  divisiones
  alrededor
  del año
 250
 d.
 C.
 El
 más
 antiguo
 sistema
 de
 división
 en
 capítulos
 data
 del
 año
 350
 d.C.
 
 y aparece
  en
  los
  márgenes
  del
  códice
  Vaticano.
  En
  el
  año
  1227,
  el
  arzobispo
  de Canterbury
  dividió
  la
  Biblia
  en
  capítulos
  tal
  como
  la
  conocemos
  actualmente.
  Las divisiones
  en
  versículos
  aparecieron
  alrededor
  del
  año
  900
  d.
  C.
  La
  Vulgata
  fue
  la primera
 Biblia
 que
 incorporó
 la
 división
 tanto
 en
 capítulos
 como
 en
 versículos.
C. EL
 ORDEN
 DE
 LOS
 LIBROS
 DE
 LA
 BIBLIA
El
 fundamento
 del
 orden
 actual
 parece
 haber
 sido
 el
 siguiente:
 los
 evangelios
 vienen primero
 porque
 son
 biografías
 de
 Jesús,
 el
 fundador
 de
 la
 religión
 cristiana,
 quien
 es
 la razón
  de
  que
  haya
  Nuevo
  Testamento,
  para
  empezar.
  El
  orden
  de
  Mateo,
  Marcos, Lucas
 y
 Juan
 probablemente
 corresponda
 al
 orden
 en
 que
 varios
 Padres
 de
 la
 Iglesia creyeron
  que
  habían
  sido
  escritos,
  aunque
  a
  Mateo
  regularmente
  se
  le
  atribuía
  la autoría
  de
  un
  escrito
  en
  algún
  dialecto
  hebreo,
  probablemente
  menos
  desarrollado

7
que
 un
 evangelio
 completo.
 Incluso
 si
 Marcos
 hubiera
 sido
 escrito
 primero,
 como
 la mayor
 parte
 de
 los
 eruditos
 modernos
 creen
 basados
 en
 buenas
 razones,
 Mateo
 bien podría
 haber
 sido
 colocado
 al
 principio
 por
 ser
 el
 más
 judío
 de
 los
 cuatro
 evangelios
 y tener
 el
 mayor
 número
 de
 vínculos
 con
 el
 Antiguo
 Testamento.
 Hechos
 viene
 después porque
 trata
 sobre
 la
 generación
 de
 los
 seguidores
 de
 Jesús
 inmediatamente
 después de
 su
 muerte
 y
 resurrección.
 Luego
 vienen
 todas
 las
 epístolas
 agrupadas,
 empezando por
  las
  cartas
  de
  Pablo,
  el
  más
  influyente
  de
  todos
  los
  cristianos
  de
  la
  primera generación.
 Excepto
 cuando
 dos
 epístolas
 son
 adyacentes
 por
 ir
 dirigidas
 a
 las
 mismas personas,
 las
 cartas
 de
 Pablo
 están
 acomodadas
 en
 orden
 descendente
 en
 cuanto
 a su
 longitud.
 (Gálatas
 también
 trastorna
 el
 patrón,
 al
 ser
 sólo
 un
 poco
 más
 corta
 que Efesios).
 Primero
 vienen
 las
 cartas
 a
 las
 iglesias
 y
 luego
 las
 cartas
 a
 los
 individuos,
 cada una
  acomodada
  de
  acuerdo
  a
  este
  patrón.
  La
  autoría
  de
  Hebreos
  ha
  sido
  incierta desde
 su
 publicación.
 Debido
 a
 que
 algunos
 creían
 que
 era
 paulina
 y
 muchos
 otros
 que no,
 se
 colocó
 inmediatamente
 después
 de
 las
 cartas
 paulinas,
 y
 no
 se
 insertó
 donde debería
  haber
  ido,
  según
  su
  longitud,
  dentro
  de
  dicha
  colección.
  Las
  así
  llamadas Epístolas
 Generales
 aparentemente
 se
 colocaron
 en
 el
 orden
 de
 importancia
 que
 sus autores
  tenían
  en
  las
  primeras
  décadas
  del
  movimiento
  de
  Jesús.
  Aunque
  Pedro habría
 de
 eclipsar
 a
 Jacobo,
 a
 ojos
 de
 los
 cristianos
 Jacobo
 era
 el
 anciano
 guía
 de
 la joven
 madre
 iglesia
 en
 Jerusalén.
 Pedro
 lo
 seguía
 muy
 de
 cerca
 en
 un
 segundo
 lugar; tras
 él
 iban
 Juan
 (compañero
 de
 Pedro
 en
 varios
 contextos
 de
 Hechos)
 y,
 finalmente, Judas,
 el
 menos
 destacado
 de
 los
 cuatro.
 Probablemente
 el
 Apocalipsis
 se
 puso
 al
 final de
 la
 colección
 porque
 fue
 el
 último
 libro
 en
 escribirse,
 además
 de
 que
 habla
 de
 las últimas
 cosas
 de
 la
 historia
 humana.
D. TEMA
 DE
 LA
 BIBLIA
“Este
 libro
 (la
 Biblia)
 revela
 la
 mente
 de
 Dios,
 el
 estado
 moral
 y
 espiritual del
 hombre,
 el
 camino
 de
 salvación,
 el
 castigo
 del
 pecador
 no
 redimido
 y la
 bienaventuranza
 del
 creyente.
 Sus
 doctrinas
 son
 santas,
 sus
 preceptos obligatorios,
 sus
 historias
 verdaderas
 y
 sus
 decisiones
 inmutables.
 Léelo para
 ser
 sabio,
 créelo
 para
 estar
 seguro,
 practícalo
 para
 ser
 santo.
 Es
 luz que
 dirige,
 pan
 que
 sostiene
 y
 consuelo
 que
 alegra.
 Es
 mapa
 del
 viajero, báculo
  del
  peregrino,
  brújula
  del
  navegante,
  espada
  del
  soldado
  y
  la carta
 magna
 del
 cristiano.En
 la
 Biblia
 está
 el
 paraíso
 restaurado,
 el
 cielo abierto
 y
 las
 puertas
 del
 infierno
 descubiertas.
 Cristo
 es
 su
 gran
 tema, nuestra
 salvación
 su
 buen
 propósito
 y
 la
 gloria
 de
 Dios
 su
 meta.
 Debe ocupar
  la
  mente,
  gobernar
  el
  corazón
  y
  guiar
  los
  pies.
 
  Léelo
  con lentitud,
  con
  frecuencia
  y
  con
  oración.Es
  mina
  de
  prosperidad,
  un paraíso
  de
  gloria
  y
  un
  río
  de
  placer.
  Nos
  es
  dado
  en
  esta
  vida,
  será abierto
 en
 el
 juicio
 y
 será
 recordado
 eternamente.
 Trata
 del
 deber
 más grande,
 recompensará
 la
 labor
 más
 excelente
 y
 condenará
 a
 todo
 aquél que
 juega
 con
 su
 sagrado
 contenido”
 (autor
 no
 conocido)

8
El
 supremo
 tema
 de
 la
 Biblia
 es
 la
 persona
 y
 obra
 del
 
 SEÑOR
 JESUCRISTO.
 A
 pesar
 de que
 los
 libros
 de
 la
 Biblia
 fueron
 escritos
 por
 distintos
 hombres,
 en
 distintos
 sitios
 y
 en distintas
  épocas,
  sin
  embargo,
  todos
  los
  libros,
  ya
  sea
  en
  profecía,
  y
  en
  tipos
  o narraciones,
 unos
 en
 verso
 y
 otros
 en
 prosa,
 todos
 presentan
 un
 sólo
 mensaje
 para
 el hombre:
  LA
  REDENCIÓN
  POR
  MEDIO
  DE
  JESUCRISTO.
  La
  primera
  promesa
  del redentor
 está
 en
 Gén.
 3:15,
 donde
 se
 le
 llama
 “la
 simiente
 de
 la
 mujer:.
 En
 el
 mismo capítulo
 se
 verifica
 el
 primer
 sacrificio,
 al
 sacrificar
 Dios
 dos
 corderos
 para
 vestir
 con sus
 pieles
 a
 la
 primera
 pareja
 que
 había
 pecado.
 De
 ahí
 en
 adelante
 corre
 por
 toda
 la Biblia
 una
 vena
 de
 sangre;
 de
 sangre
 redentora.
 Los
 sacerdotes
 la
 aumentan
 con
 sus sacrificios,
 los
 profetas
 la
 proclaman
 con
 su
 mensaje
 y
 los
 salmistas
 la
 cantan
 con
 sus Salmos.
 El
 Señor
 Jesucristo
 dijo:
Escudriñad
 las
 Escrituras;
 
 porque…
 ellas
 son
 las
 que
 dan
 testimonio
 de
 mí;
El
 mensaje
 de
 redención
 que
 la
 Biblia
 proclama,
 es:
Juan
 5:39
1. Anunciado
 en
 el
 Antiguo
 Testamento
 por
 medio
 de
 las
 profecías
 y
 los
 tipos
 y
 en el
 Nuevo
 Testamento
 por
 el
 relato
 del
 cumplimiento
 de
 esas
 profecías
 y
 tipos de
 la
 persona
 de
 Nuestro
 Señor
 Jesucristo.
2. Narrado
 en
 los
 Evangelios. 3. Predicado
 en
 los
 Hechos, 4. Explicado
 y
 analizado
 en
 las
 Epístolas
 y 5. Consumado
 en
 Apocalipsis.

Y
 comenzando
 desde
 Moisés,
 
 y
 siguiendo
 por
 todos
 los
 profetas,
 
 les
 declaraba
 en
todas
 las
 Escrituras
 lo
 que
 de
 él
 decían.
Lucas
 24:27
“No
 nos
 adentramos
 en
 ningún
 texto
 sin
 encontrar
 algo
 referido
 a
 Cristo,
 una
 profecía, una
 promesa,
 una
 oración,
 un
 tipo
 u
 otra
 cosa.
 El
 hilo
 de
 oro
 de
 la
 gracia
 del
 evangelio recorre
  toda
  la
  trama
  del
  Antiguo
  Testamento.
  Cristo
  es
  el
  mejor
  expositor
  de
  la

9
Escritura
 y,
 aun
 después
 de
 su
 resurrección,
 condujo
 a
 la
 gente
 a
 conocer
 el
 misterio acerca
 de
 sí
 mismo;
 no
 por
 el
 planteamiento
 de
 nociones
 nuevas,
 sino
 mostrándoles cómo
 se
 cumplió
 la
 Escritura,
 y
 volviéndolos
 al
 estudio
 ferviente
 de
 ellas.”
 (M.
 Henry)
La
 Persona
 y
 la
 obra
 del
 Señor
 Jesucristo
 se
 hallan
 presentadas
 en
 diversos
 aspectos, especialmente
  a
  través
  de
  lo
  que
  se
  denominan
  tipos
  y
  antitipos.
  Un
  TIPO
  es
  una sombra
 que
 proyecta
 una
 verdad
 de
 la
 historia
 del
 Antiguo
 Testamento
 a
 la
 realidad o
  cumplimiento
  (antitipo)
  en
  la
  revelación
  del
  Nuevo
  Testamento.
  Tipología
  es
  el estudio
 de
 los
 tipos.
 Comprende
 términos
 como
 «ejemplo»
 (Ro
 5.14;
 1
 Co
 10.6,
 11), «sombra»
  (Col
  2.17;
  Heb
  8.5;
  10.1),
  «figura»
  (He
  8.5;
  9.23,
  24),
  «señal»
  (Mt
  12.39), «símbolo»
  (Heb
  9.9;
  11.19)
  y
  «antitipo»
  (Heb
  9.24;
  1
  P
  3.21).
  Todos
  estos
  están relaciones
 con
 la
 tipología
 bíblica.
 Los
 tipos
 del
 Antiguo
 Testamento
 incluyen
 personas, objetos,
 acontecimientos,
 ritos,
 lugares
 e
 instituciones
 que,
 además
 de
 su
 propio
 valor significativo,
 prefiguraban
 a
 alguien
 o
 a
 algo
 por
 venir.
 Por
 ejemplo:
 ADÁN,
 MELQUISEDEC; AARÓN;
 el
 MANÁ;
 la
 SERPIENTE
 DE
 BRONCE;
 la
 ROCA
 HERIDA,
 la
 PASCUA;
 el
 DÍA
 DE
 EXPIACIÓN,
 el TABERNÁCULO,
 
 etc.etc.,son
 todos
 tipos
 de
 Cristo.1

E. PROPOSITO
 DE
 LA
 BIBLIA

• Dar
 a
 conocer
 la
 revelación
 que
 Dios
 ha
 dado
 de
 sí
 mismo
 en
 la
 historia
 y
 en
 la
Persona
 de
 Su
 Hijo,
 haciendo
 posible
 su
 transmisión
 de
 una
 generación
 a
 otra.
• Dar
 a
 conocer
 la
 historia
 de
 la
 redención
 del
 hombre,
 que
 se
 lleva
 a
 cabo
 por
 la
operación
 de
 la
 gracia
 de
 Dios
 a
 su
 favor.
• El
 supremo
 propósito
 de
 la
 Biblia
 es
 la
 MANIFESTACIÓN
 DE
 LA
 GLORIA
 DE
 DIOS. Puesto
 que
 la
 Biblia
 es
 el
 mensaje
 de
 Dios
 hacia
 el
 hombre,
 su
 propósito
 supremo es
 que
 El
 pueda
 ser
 glorificado.
 Todo
 lo
 que
 Dios
 ha
 hecho
 es
1 Nelson,
 Wilton
 M.,
 Nuevo
 Diccionario
 Ilustrado
 de
 la
 Biblia,
 (Nashville,
 TN:
 Editorial
 Caribe)
 2000, c1998.
10
…para
 alabanza
 de
 la
 gloria
 de
 su
 gracia.
(
 Efesios
 1:3;
 1:12;
 1:14)

F. EL
 VALOR
 DE
 LA
 PALABRA
 DE
 DIOS
El
 Sal.19:7-­‐9
 
 emplea
 seis
 términos
 diferentes
 para
 expresar
 la
 plenitud
 y
 gran
 valor
 de Su
 Palabra. I.
  Convierte
  el
  alma,
  porque
  es
  perfecta
  (Sal.19:7,
  RV,
  V.M.).
  Se
  precisa
  de
  un instrumento
  perfecto
  para
  cumplir
  una
  obra
  tan
  delicada
  y
  poderosa
  como
  ésta.
  El alma
 necesita
 conversión:
 la
 espada
 del
 Espíritu
 puede
 lograrla
 (Stg.1:18). II.
  Hace
  sabio
  al
  sencillo,
  porque
  es
  fiel
  (Sal.19:7).
  Es
  fiel
  porque
  ha
  sido
  dada
  por inspiración
  de
  Dios
  (2Ti.3:15).
  Hace
  sabios
  para
  salvación
  a
  todos
  los
  que
  son
  lo suficientemente
 sencillos
 para
 creerla. III.
  Alegra
  el
  corazón,
  porque
  es
  recta
  (Sal.19:8).
  Es
  la
  cosa
  precisa
  para
  todas
  las necesidades
  del
  corazón,
  por
  lo
  que
  el
  corazón
  se
  alegra
  en
  su
  recepción.
  El
  alma pobre
 y
 famélica
 halla
 en
 ella
 gran
 provisión
 (Sal.119:16).
 «Tus
 palabras
 fueron
 para
 mi un
 gozo
 y
 la
 alegría
 de
 mi
 corazón»
 (Jer.15:16). IV.
  Alumbra
  los
  ojos,
  porque
  es
  pura
  (Sal.19:8).
  Así
  como
  al
  fatigado
  Jonatán
  se
  le alumbraron
 los
 ojos
 al
 tomar
 de
 la
 miel,
 así
 nos
 posee
 una
 nueva
 luz
 y
 vigor
 cuando gustamos
 de
 la
 pura
 miel
 de
 Su
 Palabra.
 Los
 ojos
 nos
 son
 abiertos
 para
 ver
 maravillas. «Toda
 palabra
 de
 Dios
 es
 pura».
 «Lámpara
 es
 a
 mis
 pies
 tu
 palabra»
 (Sal.119:105). V.
  Permanece
  para
  siempre,
  porque
  es
  limpia
  (Sal.19:9).
  Es
  precisamente
  lo
  que
  el joven
  necesita
  para
  limpiar
  su
  camino
  (Sal.119:9).
  Es
  incorruptible,
  y
  por
  ello permanece
 para
 siempre.
 Ofrece
 y
 puede
 ofrecer
 vida
 eterna,
 porque
 la
 palabra
 misma es
 eterna.2
“Cuando
 el
 famosos
 escritor
 Sir
 Walter
 Scott
 estaba
 para
 morir,
 pidió
 “El Libro”.
 Uno
 de
 los
 miembros
 de
 la
 familia,
 pensando
 que
 el
 moribundo se
  refería
  a
  alguno
  de
  los
  muchos
  volúmenes
  que
  había
  escrito
  y
  que guardaba
 en
 su
 biblioteca,
 preguntó:
 -­‐-­‐¿Cuál
 libro?
 Entonces
 Sir
 Walter Scott
 dijo:
 No
 hay
 sino
 un
 Libro
 para
 un
 momento
 como
 este:
 Ese
 libro es
 la
 BIBLIA”

2 SMITH,
 J.:
 Comentario
 Homilético
 de
 la
 Biblia,
 ed.
 CLIE
11

About The Author

Leave Comment